Archivos por Etiqueta: jabón tradicional

Jabón de Alepo

Descubriendo las propiedes del Jabón de Alepo

Hablar del jabón de Alepo son palabras mayores, se dice de él que es el primer jabón conocido en forma sólida. Desde hace más de 2.000 años se elabora de forma artesana, su origen se encuentra la ciudad que lleva su nombre, Alepo, en Siria. En este artículo conoceremos mejor las magníficas propiedades de este jabón milenario.

Antecedentes del Jabón de Alepo

El jabón de Alepo era fabricado en Siria en tiempos bíblicos para proteger la piel de quienes viajaban a desierto. Su tradicional fórmula era trasmitida de generación en generación, manteniéndola igual hasta hoy. Comenzaron a producirse en pequeños talleres artesanales de la ciudad de Alepo hasta que a principios del siglo XVI se fueron transformando en verdaderas fábricas de jabón. En los últimos tiempos las fábricas artesanales que se mantienen en esta zona se están viendo amenazadas por la modernización, la fabricación masiva a nivel industrial y el conflicto bélico que está azotando a Siria.

En Europa la fabricación de este jabón se importó hacia el siglo XII, creando las primeras fábricas en España e Italia (Alicante, Nápoles, Génova, Bolonia y Venecia). Pero no fue hasta mediados del siglo XV cuando la producción del jabón experimentó un importante crecimiento gracias al tradicional jabón de Marsella en Francia, o al de su homólogo en España, el jabón de Castilla.

Propiedades del Jabón de Alepo

La fórmula tradicional del jabón de Alepo se compone de aceite de oliva, aceite de bayas de laurel, hidróxido de sodio (más conocido como sosa cáustica, necesario para la saponificación), agua y nada más. Por supuesto, no puede aparecer en su composición cualquier otra sustancia química, colorantes, aromas artificiales o conservantes.

Es un jabón que puede ser utilizado para todo tipo de piel, incluso las delicadas y sensibles o con problemas de psoriasis y descamativos, ya que por su composición respeta el mando ácido de la piel. Gracias al aceite de oliva permite la hidratación de la piel, previniendo de arrugas y sequedad, y dejándola elástica y muy suave.

Es un jabón muy apreciado por sus propiedades antisépticas gracias al aceite de laurel, protegiendo la piel de contagios y mejorando posibles infecciones por hongos y bacterias. Por eso, es muy recomendable en caso de pieles grasas y con tendencia acnéica.

Por todas sus propiedades, el jabón de Alepo puede utilizarse para la limpieza del cuerpo, rostro e incluso cabello. Es un excelente jabón de manos, sobre todo para quienes se las lavan muy a menudo, evitando que se sequen y agrieten por el lavado continuo. Puede ser utilizado incluso como jabón para el afeitado, ya que suaviza la piel y disminuye las irritaciones.

Tipos de Jabón Alepo

El jabón tradicional de Alepo en pastilla o en barra, es decir, en formato sólido, lo encontramos en diferentes porcentajes de concentración de laurel, lo que hace que sea más adecuado uno u otro en función de la piel y sus necesidades:

  • Las concentraciones más bajas, sobre el 12%, están recomendada para pieles secas o sensibles.
  • Con una concentración de alrededor del 20% es adecuada para pieles mixtas o normales.
  • Las más altas, sobre el 30%, son muy aconsejables para pieles grasas o con problemas acneícos, dermatitis, eccemas, piel irritada.

La experiencia de ducharse con el jabón de Alepo es otro mundo, nutre y cuida tanto la piel que casi no es necesario utilizar lociones corporales, nada que ver con los geles convencionales, que están plagados de detergentes químicos y componentes muy agresivos. Quizá, el olor sea el único punto de mejora que tiene este jabón, que no puede competir con aromas tan agradables y ricos como los jabones de lavanda, naranja o romero, pero lo compensa con creces por sus increíbles propiedades protectora y nutritivas.

Para nosotros es otro básico de nuestro neceser, y tú, ¿has probado alguna vez el jabón de Alepo?